La inseminación artificial consiste en la deposición del contenido de la dosis seminal, a través de la región cervical del aparato reproductor de la hembra, mediante el uso de una sonda simple o compuesta en la porción craneal del cérvix (1: tradicional), en el cuerpo del útero (2: postcervical), o el comienzo del cuerno uterino (3: intrauterina profunda)”.

Tipos de catéteres utilizados en inseminación tradicional:

ESPIRAL: Catéter con una punta que simula el glande del verraco. Presenta una gran adaptabilidad y capacidad de estimulación del tracto genital. Al igual que el anterior requiere hacer un movimiento giratorio durante su inserción y colocación.

ESPUMA: Catéter de uso muy sencillo porque no requiere un giro para su colocación. Es un catéter muy blando y con una gran adaptabilidad que funciona muy bien cuando hay problemas de reflujos. Su grosor y forma le confieren un gran efecto estimulante a nivel del tracto genital de la hembra.

ESPUMA NULÍPARAS: Catéter de uso sencillo, no requiere giro para su colocación, diámetro y longitud óptimos para la inseminación tradicional en nulíparas, adaptándose mejor al cérvix de la nulípara y evitando el reflujo.

PROCEDIMIENTO

En primer lugar, se procederá a sacar a uno o varios verracos (si están hermanados) al pasillo que está situado delante de las cerdas. El verraco ejerce un efecto estimulante sobre las cerdas, lo que va a favorecer las contracciones uterinas ascendentes (absorción de la dosis).

Antes de comenzar el proceso, es conveniente tener preparado el material y localizadas y marcadas todas las reproductoras a inseminar.

Metodología de inseminación con catéter tradicional.

  1. Limpiar la vulva de las cerdas a inseminar, para ello utilizar toallitas de papel (de un solo uso), retirando cualquier resto de suciedad tanto de la entrada, como de interior de la vulva. El objetivo es no desplazar la suciedad hacia el interior de la vagina con el catéter. Estas toallitas pueden ser húmedas, con solución antiséptica o rollos de papel secante sin más.No mojar la vulva, y en caso de hacerlo es conveniente secarla, ya que al diluirse la suciedad se facilita su introducción hacia el interior del aparato reproductor del animal.

2. Tomar el catéter por el tercio posterior y aplicar con cuidado gel lubricante en la punta.

3. Introducir el catéter:

3.1 Abrir la vulva con una mano, e introducir el catéter con la otra (se debe intentar que el catéter únicamente entre en contacto con el interior de la misma).

3.2 Introducir el catéter dirigiendo la punta hacia arriba (ángulo de unos 30º). Si se hace mal y se inserta por el meato urinario, puede llegar a observarse la salida de orina y/o sangre a través del catéter, además del rechazo por parte del animal, pudiendo producir lesiones. Si esto ocurre, debemos desecharlo y utilizar otro.

3.3 Meter el catéter con cuidado para no dañar a la cerda, y en el momento en que se empieza a notar cierta resistencia (región cervical) parar. Si utilizamos catéteres de espuma no es necesario hacer movimientos rotatorios para anclar el catéter.

3.4 Se puede dejar introducido un par de minutos antes de meter la dosis. Esto ayuda a estimular las contracciones uterinas ascendentes y la relajación del cérvix. Este instante también se puede aprovechar para ir poniendo más catéteres y así evitar tiempos muertos.

3.5 Antes de introducir la dosis, hay que asegurarse de que el catéter está bien anclado, realizando una leve tracción en sentido caudal. En caso de que no fuera así, repetir el punto 3.3

4. Introducción de la dosis seminal:

No se ha observado, ni experimentalmente, ni a través de bibliografía, una mejora clara atemperando (36ºC-37ºC) el semen antes de inseminar, por lo que nuestra recomendación es usar siempre semen refrigerado (15ºC -17ºC).

Se debe efectuar una buena homogenización del contenido de la dosis seminal antes de introducirla, con leves movimientos oscilantes, sin llegar a agitar, de manera que evitemos que el semen quede precipitado en el fondo del envase.

A continuación, introducir la dosis seminal en el catéter y dejar que la cerda la vaya absorbiendo poco a poco mediante las contracciones peristálticas.

No es conveniente presionar la dosis para acelerar el proceso de inseminación porque lo más frecuente es conseguir exactamente el efecto contrario (reflujo importante y la mayor parte del contenido de la dosis en el suelo). En caso de haber un reflujo superior al 25% de la dosis, es conveniente re-inseminar al animal. La absorción de la dosis por parte de la cerda suele durar unos 3-5 minutos (tiempo que le puede costar a la hembra la absorción por si misma).