Hola de nuevo, amig@.

Según lo prometido, en esta nueva entrada nuestro compañero Joaquín Miguel trata la recepción y conservación en granja de las dosis seminales, con múltiples consejos para un correcto manejo de las mismas en estas dos fases.

 Recepción de dosis en granja

El momento de la recepción de las dosis en granja es común para ambos tipos de transporte.

Es un punto importante ya que es un aspecto que aúna la preservación de la bioseguridad de la granja y el mantenimiento de la cadena de la Tª de conservación. Para ello, lo más recomendable sería colocar en una caseta o pequeño habitáculo, una cámara de conservación que permitiera dejar las dosis seminales a cualquier hora y evitara la entrada en la granja. De no ser así, se debería contar con algún sistema de alerta que permitiera al personal de la granja salir a recoger el paquete. Algunos autores citan que al menos el 90% de las entregas deben ser transferidas a la cámara de conservación en menos de 15 minutos.

Hoy día ya hay empresas que cuentan con sistemas de trazabilidad que dan a conocer a los granjeros en qué lugar se encuentran sus dosis seminales, la Tª a la que están, la hora de depósito en la granja, etc. Todo ello con el objetivo de dar transparencia en todo momento a sus clientes del estado de su producto.

Conservación en granja

Una vez tengamos las dosis en la cámara de conservación de la granja tenemos que tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Uso de cámaras especialmente diseñadas para la conservación de dosis seminales: con capacidad para enfriar o calentar, con un display que nos indique la Tª (con una precisión de ±1ºC) y alarma que nos indique cuando la Tª está fuera del rango deseado.
  • Ubicar la cámara en una sala en la que la Tª ambiente esté entre 15-25ºC, lo que permitirá que trabaje adecuadamente y se eviten posibles roturas. Tenemos que tener en cuenta que si la temperatura ambiente es de 35ºC va a ser muy complicado que se consiga mantener la nevera a 15-17ºC.
  • Evitar exponer la cámara a ambientes agresivos (polvo, humedad …)
  • Enchufar la cámara de conservación en una toma de corriente en la que no se va a enchufar nada más. Colocar un protector contra sobretensiones y una batería de respaldo del UPS para proporcionar una protección adicional en el caso de un pico o pérdida de energía eléctrica.
  • Dotar a la unidad de conservación con termómetros de temperaturas máximas y mínimas o de datta logger que realicen una medición de temperatura en continuo.
  • Sacar las dosis de la bolsa o envoltorio que las recibamos, y distribuir por la cámara de conservación (evitando contacto con las paredes), para favorecer la circulación del aire y así permitir la estabilización de la Tª en el caso de que haya habido alguna fluctuación durante el transporte. Se recomienda depositarlas en una posición horizontal para asegurar la recirculación del aire en el interior.
  • Mejor tener dos cámaras de conservación que una. Ello permitirá ser más versátiles en caso de que una se rompa. Las altas temperaturas de verano hacen más fácil que las cámaras de conservación se puedan romper.
  • La capacidad de las unidades de conservación debe ser de 0,5-0,6 litros por dosis seminal.

Un aspecto controvertido ha sido el de la rotación de las dosis seminales. Es una práctica que se ha realizado de manera habitual en las granjas con el objetivo de evitar la sedimentación de los espermatozoides, en un ambiente considerado “tóxico” por la acumulación de residuos del metabolismo espermático.

A día de hoy son varias las publicaciones que hablan sobre el efecto de la rotación sobre la calidad de las dosis seminales, y a pesar de que en el pasado no se creía que hubiera efectos adversos sino que fuera beneficioso (Rodríguez-Gil y Rigau (1995), las últimas investigaciones han dejado evidencia del efecto negativo que esta práctica puede suponer sobre la calidad seminal (Martin Schulze (2015), Fernando Bortolozzo (2017), pudiendo favorecer la pérdida de CO2 de la fase líquida hacia el aire que hay en la dosis seminales, derivando en la alcalinización acelerada del medio. Este hecho se produce con mayor intensidad con el uso de los diluyentes de corta duración al usarse en su composición tampones o buffers más sencillos que en los diluyentes de alto rendimiento.

Todos estos factores que hemos tratado a lo largo de las entradas técnicas del blog, se deben tener en cuenta, ya que hoy día nos encontramos en un marco de producción muy amplio, con escenarios con características completamente diferentes dependiendo de múltiples factores. Así pues, cada empresa debe adaptarse a los factores que la rodean y adoptar las estrategias/características que le permitan obtener los estándares de calidad deseados para su producto final, la dosis seminal.

Abajo os indicamos la bibliografía que Joaquín ha revisado para esta entrada, y aprovechamos desde el departamento de Marketing para darle las gracias y la enhorabuena por sus prolíficas aportaciones a este blog.

 ¡Esperamos que la información os sea útil!

Bibliografía:

Menegat, M. B., Mellagi, A. P. G., Bortolin, R. C., Menezes, T. A., Vargas, A. R., Bernardi, M. L., Wentz, I., Gelain, D. P., Moreira, J. C. F., & Bortolozzo, F. P. (2017). Sperm quality and oxidative status as affected by homogenization of liquid-stored boar semen diluted in short- and long-term extenders. Animal Reproduction Science, 179, 67–79. https://doi.org/10.1016/j.anireprosci.2017.02.003

Rodríguez-Gil, J. E., and T. Rigau. 1995. “Effects of Slight Agitation on the Quality of Refrigerated Boar Sperm.” Animal Reproduction Science 39(2): 141–46.

Schulze, M., K. Rüdiger, and D. Waberski. 2015. “Rotation of Boar Semen Doses During Storage Affects Sperm Quality.” Reproduction in Domestic Animals 50(4): 684–87. http://doi.wiley.com/10.1111/rda.12532.

https://www.porcicultura.com/destacado/Principales-puntos-criticos-y-distribucion-de-dosis-seminales-a-granja

https://www.3tres3.com/articulos/gestion-optima-de-las-dosis-de-semen-en-granja-puntos-clave_39640/

https://www.nationalhogfarmer.com/mag/farming_boar_semen_handle